Al principio solo había la nada... entonces, despues del Big Bang, la creacion del sistema solar y de la vida tierra, y todo el resto que ya conocemos, llegué yo: Juan Vallbé, un pobre pirngado de la Bonanova que ni pinchava ni cortava con su vida. Sin trabajo y con 28 años, viviendo con mis padres, en la misma habitacion en la que hablé por primera vez. Todos mis amigos con trabajos importantes y estables, alguno ya casado y pensando en cuando tener hijos, y un servidor, empezando la quinta carrera universitaria, que tenia todos los numeros de quedarse a medias. 

Pero todo cambió ese dia en que fui a tirar la basura en la esquina y encontré esa curiosa maquinilla de afeitar de aspecto futurista tirada al lado de un container, ¡una cosa asi no podia desperdiciarse! Y como ademas no tenia una des de hacia dias y me daba pereza ir a comprar otra pues intenté con esa, sin poder evitar tener esa barba mal cuidada de tres dias de vida. Y para sorpresa mia, con tan solo haberla enchufado, un corriente recorrió toda la casa, dandome un calambrazo al estar cojiendo la maquinilla, asi que la solté medio chillando.

−¡Hijo que ha pasado! −La voz de mi madre retumbó por toda la casa des de la coicna−. ¿Te has hecho daño?

−¡No! −respondí tambien gritando mientras volvia a tocar la maquinilla para ver si ocurria otra vez, pero nada−. ¡No te preocues estoy bien!

−¡Eh tu −dijo una voz de la nada−! ¿Que se supone que estas haciendo?

−¿Yo? −Miré a mi alrededor para ver de donde provenia misteriosa voz−. ¿Quien habla?

−¡Empado! −La voz rezuma carisma y es grabe, pero no me parece haberla oido nunca−. Aqui abajo.

Entonces veo que la maquinilla es la que me esta hablando, las gomas para cojerla de forma ergonomica son los brazos, y se han levantado un par de piezas se han levandado formando un par de curiosos ojos; pero la pobre no tiene piernas. 

−Veo que no te asustas. −Las cuchillas, las dos partes que cortan, se han separado para formar la boca, des de donde sale el sonido.

−Por lo que yo se, esto podria ser un sueño o una alucinacion provocada por el calambrazo...

−¡Pues chaval! -El sarcasmo que desprende casi se puede palpar−. Ojalà fuera un sueño, porque acabas de quebrantar la existencia del mismo espacio-tiempo enchufandome a la electricidad y dandome la vida. 

−Eso no tienen ningun sentido.

−Claro que lo tiene... soy un ser impossible, y al ser impossible mi sola existencia va a romperlo todo, ya que el universo no puede assimilarme, asi que agarrate por lo que està por venir -dijo tranquilamente, como si se lo contara a un niño.

−Sigue sin tener sentid.... −Pero no pude acabar, ya que vi como todo el universo quedaba reducido a la nada entre las cuchillas de la maquinilla, e incluso ella misma se tragó a si misma al final. 

Y así, sin esperarlo, yo, un don nadie, acabó con todo el universo, devolviendolo a la nada. 

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.