En anteriores ocasiones habéis practicado el narrador omnisciente y el testigo. Esta vez es el turno de practicar la segunda persona.

Por tanto, el primer requisito será que el narrador de tu relato sea en segunda persona (no puede utilizar la primera persona, hablar de sí mismo).

El segundo requisito será que el protagonista (es decir, el lector) sea pintor. 

Por último, un personaje debe tener una cicatriz.

El género del relato es libre.


Os recordamos pasar por las FAQs de la prueba antes de enviar el relato para comprobar las dudas que han ido surgiendo y ver las limitaciones de los requisitos en consecuencia.

Como siempre, os recordamos que los relatos deben ser autoconclusivos. No pueden ser una escena de algo mayor o no tener final.

Asimismo, recordad que un microrrelato no es un "relato corto". Es un género con características específicas, que son valoradas en los comentarios. Os dejamos nuestro artículo de los microrrelatos para que veáis que 500 palabras dan para un buen relato si es conciso y se reducen los adjetivos y adverbios.

Restricciones

a. El narrador debe ser en segunda persona (no puede utilizar la primera persona, hablar de sí mismo).

b. El protagonista (el lector) es pintor.

c. Un personaje debe tener una cicatriz

Palabras (máximo)

500