Llovía como no había visto en años. Estaba empapada de pies a cabeza. Suspiró y siguió caminando. Entonces, fue cuando lo vio. Un furgón, con el logotipo de un circo, recorriendo las calles de la ciudad como si de una persecución policial se tratase.

Fue entonces cuando lo vio. Un león, del tamaño más grande que hubiese visto jamás, en la acera frente a ella.

La joven no supo como reaccionar, en un primer momento barajó la posibilidad de sacar el móvil, grabar la escena y enviarla a la policía, cuando vio dos vehículos de los agentes persiguiendo al león, y otros tantos helicópteros.Después pensó en salir corriendo ¿pero a dónde? ¿Y si él la veía y... el final era terrible?

Lo miró de nuevo y fue en ese instante en el que el animal fijó los ojos en la chica. Su expresión, que hasta entonces había sido de furia, pasó a hambrienta y los ojos le brillaron de pensar en el empacho que se iba a dar con esa humana.

Ella quiso huir, correr, dejarlo atrás... mientras, el furgón con el logotipo del circo llegaba a la altura del felino y un hombre canoso se bajaba del vehículo para ver si podía hacer tornar a la fiera al lugar al que pertenecía.

El animal, sin embargo, no estaba por la labor. Miró al hombre, le lazó un rugido digno de Mufasa o Scar, y corrió en dirección a la chica que observaba la escena, paralizada.

Quiso correr, quiso huir de aquello y seguir viendo como lo había hecho hasta ese momento. Su mente quería, sin embargo sus piernas no respondían. Y, lo peor de todo, es que el maldito felino estaba cada vez más cerca...

El enorme animal abrió la boca, rugió y mostró sus dientes. La muchacha lucía un rictus de pánico, no era capaz de reaccionar de ninguna de las formas y veía el inminente final. Por su mente pasaron, como en una película, los momentos más felices de su vida: vio a sus padres, a su hermana, a sus amigos, pero a quien más claro vio, antes de que el león la comiera, fue a su novia. El último pensamiento de aquella chica fue para ella.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.