-Muy bien, ahora necesito un ayudante para mi próximo truco.-Muchos de los niños de la sala empiezan a levantar sus brazos. Pero el mago me mira de reojo y su dedo recae en mí.- ¿Qué tal la señorita de ahí?

Me señalo a mí misma y asiente. La gente empieza a aplaudirme para animarme a salir y al final acepto caminando hacia el espacioso escenario.

-Me debería haber imaginado que me escogerías.-Le susurro intrigada.

-Bueno, hoy quería darte una sorpresa.-Lo miro incrédula y él me guiña un ojo.

-Muy bien, ahora está señorita tiene que cerrar los ojos y extender la mano.-Hago lo que me pide mientras coloca un pañuelo encima de mi palma.-Bien ahora, ¡aparece!

Ander, el mago quita rápidamente el pañuelo de mi palma y veo aparecer un cupcake en mi palma con una vela encendida.

Mis ojos se llenan de lágrimas al leer el cupcake, cuyo mensaje en letras de chocolate decía “¿Quieres casarte conmigo”.

Le veo sacar de su bolsillo el anillo y espera a mi respuesta. Yo sin poder hablar asiento y le abrazo mientras empiezo a llorar de alegría. La sala empieza a llenarse de aplausos. Después nos miramos y yo apago la vela del cupcake para después compartir nuestro primer beso como prometidos mientras el telón del escenario va bajando lentamente.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.