De: Información Sociedad Hluvfan

Enviado el: día 273, ciclo 4086

Para: Aike Rtureal

Asunto: RE: No respondas

Lo sentimos, la dirección de correo solicitada no existe.
-------------------------------------------------------------------
De: Aike Rtureal
Enviado el: día 232, ciclo 4086
Para: Eider Jçuqq
Asunto: RE: No respondas

¡Maldita comunicación láser! No puedo esperar ortros cinco días para recibir tu respuesta. Salgo hacia Hluvfan esta misma rtarde. Llegaré en 45 días, rte leeré en el camino. Necesirto verte una vez más.
-------------------------------------------------------------------
De: Aike Rtureal
Enviado el: día 227, ciclo 4086
Para: Eider Jçuqq
Asunto: RE: No respondas

Hola Eider,


¿Por qué me lo ocultaste? Te aseguro que mi propuesta no hubiese variado un ápice. De hecho, sigue en pie. Sigo queriendo pasar juntos rtodo el rtiempo que nos quede, me da igual si tengo que artravesar media gallaxia para ello. Si rtú quieres, puedo compensar con mi rtrabajo el rtiempo que rtú no puedas dedicar a la Sociedad. Creo que es justo. RTu rtrabajo por mi rtrabajo. RTu rtiempo por mi rtiempo. Luego seremos libres. Y felices. Solo dime que rtú rtambién lo deseas y pondré rumbo a Hluvfan.

PD: Perdona mi ortografía, mi galláctico escrirto es peor que el hablado.
-------------------------------------------------------------------
De: Eider Jçuqq
Enviado el: día 217, ciclo 4086
Para: Aike Rtureal
Asunto: No respondas

Hola Aike,

Imagino que un correo mío era lo último que esperabas recibir, pero siento que te debía una explicación. Los treinta días contigo a bordo de la nave crucero han sido sin duda los más felices de mi vida. Todavía no me creo que de entre los miles de turistas de distintos planetas tuviese la suerte de conocer al más maravilloso de todos.

Tu alegría, tu optimismo, tu empatía, tu forma de ver la vida fueron para mí mejor que descubrir todas aquellas constelaciones tras los cristales. La luz de tu sonrisa eclipsaba a la mismísima supernova cuando me propusiste aquel juego para no conocernos, para no malgastar ni un solo instante en aquello que nos separaba, en aquello que no comprendíamos.

En cambio, nos centramos en maravillarnos el uno al otro. Tú me asombraste con descripciones de lugares que aún hoy soy incapaz de imaginar. Yo te deslumbré con el sentimiento de unidad de los míos, de cómo en Hluvfan trabajamos pensando exclusivamente en nuestra Sociedad.

Lo que no te conté fue por qué alguien que consagra su vida a su planeta, malgastaba treinta días en turismo espacial. Tampoco por qué me negué a vernos de nuevo.

Pero en eso consistía nuestro juego.

No existe un de nuevo, Aike. Me muero. La Sociedad me pagó aquel crucero en compensación a una jubilación que no voy a disfrutar. La Sociedad es justa. Por eso, cuando muera, todas mis pertenencias serán reaprovechadas. Incluso mi cuerpo, que nunca me perteneció. No habrá espacio para mis recuerdos, porque en Hluvfan no hay lugar para la nostalgia. Por eso mismo te pido que no me respondas, ya que, cuando lo hagas, tal vez ni exista este correo.

Ojalá tú me recuerdes.













Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar