Todo parecía tranquilo en un humilde pueblo de un planeta muy lejano a nuestra galaxia. En las proximidades de uno de los pantanos de este planeta se encontraba Nubia, una bella amazonas procedente de Venus, ésta se hallaba a la orilla de un riachuelo porque había perdido su gargantilla de algas entre las aguas tras agacharse para beber agua, de repente, un hombrecillo de aspecto soñoliento apareció de entre las aguas turbias del planeta inhóspito porque quería apoderarse de Nubia. De entre los arbustos de este planeta se encontraba Travis un humanoide azul de aspecto gaseoso.

Travis, al ver la escena de rapto no pudo resistirse a ayudar a la bella venusina y corrió hacia ella lo más rápido que pudo.

Nubia en cuanto lo vio se le iluminó la cara, no pensó que alguien a quien no conocía de nada quería ir a socorrerla de las garras del hombrecillo, y eso la emocionó enormemente.

El hombrecillo al ver como el alto caballero de Júpiter corría hacia donde se encontraban, se sumergió en las profundas aguas y soltó a la amazonas que siguió buscando su adorno ya que era un obsequio que recibió tras el fallecimiento de su padre.

Travis al ver que Nubia seguía en la orilla, fue hacia ella y le pregunto:

-¿que te ocurre?. ¿A caso ese hombrecillo te ha hecho tanto daño que te ha dejado inmóvil?

A Nubia eso le pareció un gesto hermoso, sonrió sonrojada, pero siguió buscando. Travis al ver que Nubia seguía con su ardua tarea, entendió que ella había perdido algo y le dijo:

-Has perdido algo, entiendo. ¿Que es, para poder ayudarte?

Nubia al oír esto se llevo las manos al cuello rodeándolos suavemente. Travis al ver que la muchacha no articulaba palabra entendió que estaba asustada y le manifestó su interés en ayudarla.

Entre los dos siguieron buscando la gargantilla Nubia por un lado y Travis por otro. Al cabo de un rato, Nubia al ver que no encontraba la gargantilla empezó a sollozar, Travis al ver como lloraba la abrazó y le consoló. A Nubia eso le hizo sentir querida y muy tímidamente acercó sus labios a la mejilla de Travis; a lo que éste no se lo esperó pero se alegró enormemente e hizo que sus labios se encontrasen.

Entre ellos saltó una chispa, ninguno de los dos se podía imaginar que entre dos culturas totalmente diferentes podía surgir ese sentimiento tan especial que a los dos les hacía flotar en el ambiente de ese paisaje tan tenebroso y extraño para los dos.

Cuando salieron de ese áurea tan romántica para los dos y al ver que no podían encontrar la gargantilla que había perdido Nubia, Travis vio que ella se entristeció enormemente y eso le hizo sentir mas cercano a ella que para no verla triste le obsequió con el torque que llevaba en el cuello, un collar rígido que quien lo poseía era porque era un alto mandatario de su planeta.

Comentarios
  • 4 comentarios
  • Jon Artaza @Jon_Artaza hace 1 mes

    Surrealista.

  • Eltrastero @Eltrastero hace 1 mes

    Tengo que practicar mas, hacía tiempo que no escribia, aunque sé que no es excusa.

  • Jon Artaza @Jon_Artaza hace 1 mes

    @Eltrastero el tema de escribir no es si está bien o mal, porque eso es subjetivo, lo importante es decir lo que quieres decir exactamente, produciendo en el lector la impresión que deseas producir. Me resulta muy curioso este cuento porque es como muy divagatorio, extraño y contradictorio, da una sensación muy surrealista, que es interesante. El tema es si esa es la sensación que quería evocar o no. ¡A ver lo siguiente que escribes!

  • Eltrastero @Eltrastero hace 1 mes

    Era el reto, no sabía muy bien como enfocarlo, y se me ocurrió de esta manera.


Tienes que estar registrado para poder comentar