Después de mucho tiempo, mi prometido ha vuelto a casa.

Es tan bueno en su trabajo que su fama se extiende por todo el universo, mucho más allá de nuestro hogar, la luna Ío. Pero, a pesar de su éxito, esta noche es sólo para nosotros. Él prepara la cena mientras yo espero para ver qué sorpresa me ha traído de sus viajes esta vez.

Por fin, la cena está servida y él se sienta frente a mí, observándome con atención mientras pruebo nuestra comida. La carne es una exquisita delicia que ha traído de sus viajes por el espacio y el tiempo.

—¿Te gusta?—me pregunta—. Lo cacé especialmente para ti, ya sé cuánto te gusta la carne humana.

—¡Es mi favorita de todas las especies de la galaxia!—río.

—Este era un legionario romano, fue difícil cazarlo.

—Sin duda, valió la pena. Nunca he comido algo tan rico.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.