Envío el mensaje sabiendo que tardará varios minutos en recorrer los cientos de millones de kilómetros que separan nuestros mundos. Nunca te he visto. Nunca he oído tu voz. Pero ya no imagino mi vida sin ti.
Me hablas de paisajes lluviosos y bosques púrpuras cuando aquí sólo conocemos arena y sol. Yo intento describir los atardeceres que veo desde mi torre vigía lo mejor posible, pero aún no domino bien tu lenguaje. Te ríes si cometo algún error y le restas importancia, sabes que vuestra forma de comunicaros es más compleja que la nuestra. Me dices que esperas poder llegar a ver esos atardeceres en persona. Sabemos que es una quimera. Ninguna de nuestras civilizaciones está preparada para viajes de tan larga distancia. Que podamos comunicarnos ya es un prodigio de nuestros tiempos. Algo en mí agoniza cada vez que pienso que nunca llegaré a verte.
Mientras, me seguirás explicando el sonido que produce la lluvia entre la espesura de vuestros bosques. Mientras, te seguiré describiendo como cambian los colores de la arena conforme nuestros soles descienden. Y llegada la noche soñaré con tu cara, sin nunca haberte visto. Como otras tantas noches antes.

Comentarios
  • 2 comentarios
  • Midyakri @Midyakri hace 1 mes

    No hacen falta 500 palabras, creo que capturas el amor perfectamente en menos de la mitad. Felicidades.

  • Jon Artaza @Jon_Artaza hace 1 mes

    Una carta de amor (intergalactico) ¡el genero epistolar siempre marida muy bien con lo romántico! :D


Tienes que estar registrado para poder comentar