El enano gritó a pleno pulmón al mismo tiempo que alzaba su hacha, corriendo en dirección de la esbelta figura.
—¡Púdrete en el infierno maldito bastardo! —Su marcado acento a veces dificultaba la comprensión de las palabras, y más con las prisas que lo gritaba. Aun así, el joven elfo Eaglin captó el mensaje.
El filo del hacha, a la altura de los ojos del elfo, pero este, con una aparente sencillez y gracia, se apartó hacia un lado, justo a tiempo para ver su rostro reflejado en el acero.
Y así una vez, y otra, y otra, hasta dejar el rabioso barbudo sin aliento.
—No te esfuerces, Durban, sabes que un ser inferior como tú no puede contra un elfo de mi talla. —una sonrisa se le asomaba entre los labios, viendo claramente que este nunca podría contra él.
El noble elfo se mantuvo erguido junto al ser que pocos minutos antes le había asaltado de entre los árboles, mientas realizaba su paseo matutino por el bosque, cerca del palacio real.
—No pienso permitir que te salgas con la tuya, no esta vez —soltó, a la vez que cogía aire, levantándose sin previo aviso. Dejando perplejo al elfo, que esta vez lo pilló por sorpresa.
El largo filo del hacha impactó contra el pecho del príncipe, salpicando de sangre rostro del enano, a la vez que contemplaba con una pérfida sonrisa los ojos llenos de horror y desconcierto de Eaglin.
Las rodillas del elfo cayeron sin esfuerzo contra el suelo, mientras su boca balbuceaba palabras incomprensibles. Durban, teniendo ahora el rostro de su enemigo a su altura, le escupió directo a la cara.
—Nadie se mete con el pueblo de Namir, espero que esta vez tu padre capte el mensaje.
Apoyando su pie contra el hombro derecho del elfo, y empujando el mango de su arma, la arrancó con esfuerzo, dejando caer, a su vez, el cuerpo de su contrincante de espaldas contra el suelo.
La boca del príncipe se llenó de sangre a la vez que seguía balbuceando palabras sin sentido, mientras todo su alrededor se llenaba de sangre que salía a borbotones de su pecho.
Con la mirada fija al cielo, todo se le fue volviendo cada vez más y más oscuro. Y en un último instante antes de traspasar a la siguiente vida, pudo escuchar una última mofa de su contrincante, que se marchaba por el camino que él mismo, hacia tan solo unos minutos, recorría con igual de parsimonia:
—¿Inferior? Los cojones, mira quien ríe ahora —y soltó una larga risotada, que resonó en la cabeza de Eaglin, convirtiéndose en su compañera hacia el más allá.

Comentarios
  • 3 comentarios
  • Hola, me tocó comentar tu relato y tienes toda la razón en la valoración que me hiciste sobre el tema de los guiones en los diálogos. No sé qué entendí cuando leí la entrada del blog jajaja. Perdona la confusión.

    Por otro lado, sobre el tema de la bastardía, entiendo lo que quieres decir sobre el uso de insultos en contexto. Sin embargo siento que hay palabras que pueden ser más sensibles que otras. Quiero decir, no es lo mismo llamar a alguien cabrón que bastardo. El tema aquí es si queremos contribuir a que siga siendo un insulto o no. Y que conste que yo en mi relato he utilizado la palabra zorra porque quería que el personaje fuera explícitamente machista. Un debate interesante ;)

  • Àïda Roans @aidaroans23 hace 17 días

    @Kalleidoscope, a ver, sí... entiendo lo que dices, pero esque, almenos en mi entorno este insulto carece completamente de valor y suena mas que anticuado, es mas, decirselo en serio a alguien solo va a parecer ridiculo y a provocar la risa de a ese al que iba dirigido... Incluso diría que cabron suena mucho pero en mi ambiente... aunque supongo que hay sitos donde podria sonar ofensivo, pero no habia pensado en ello

  • Sí, tienes razón en que es una palabra añeja y en desuso en nuestra vida cotidiana. Sin embargo no pierde su significado, aunque pierda el valor de uso. Te decía también que si para Durban o para la cultura enana en tu relato esto es una cuestión importante, sí que podría ser apropiado, aunque en ese caso me parecería prudente señarlarlo. Vamos que esto es rizar el rizo y también se debe a mi interés personal en el uso del lenguaje :p


Tienes que estar registrado para poder comentar