El primer golpe de Ava restalló como un latigazo entre las ruinas cubiertas de mugre del antiguo Palacio Presidencial. Un segundo trallazo sonó aún más fuerte sobre la coraza de Otus —su oponente— y produjo un tupido humo blanco en torno al impacto. Lo mismo que los cinco topetazos que le siguieron dispensados en modo secuencial por otros tantos brazos de Ava.

Poco tardó en dispersarse aquella especie de bruma fantasmal en la que se quedó sumido todo el cuerpo de Otus y cuando lo hizo, desveló el avance significativo que éste había alcanzado sobre Ava. Eso no fue del agrado de esta última y se preparó para arremeter una segunda ráfaga, esta vez aleatoria.

Ava lo observó desde todos los ángulos —usando sus siete ojos distribuidos en todo el perímetro de su cráneo— al mismo tiempo que impactaba en el cuerpo del enemigo por este orden: contra sus cuartos traseros, su hocico, su pata delantera derecha, su lomo, su vientre, su pata delantera izquierda y su nuca. De nuevo, al disiparse las emanaciones producidas por los porrazos, la distancia hasta Otus había disminuido. Su cuerpo intacto continuaba avanzando y brillando bajo la luz mortecina que iluminaba a duras penas el montón de escombros sobre el que se movían.

Ava arremetió una tercera vez. En esta ocasión, usó cuanto artefacto grande o pequeño tenía a su alcance entre los cascotes con el fin de redoblar el ataque, impactando con sus siete brazos y otros tantos objetos en la mitad de tiempo. Esta vez, Otus se deshizo literalmente en humo y Ava creyó que lo había aplastado. Lo raro fue que aquella enorme emanación se desplazara atravesando el cuerpo de Ava. Cuando se desvaneció, Otus había alcanzado el objetivo sin que ella supiera qué había ocurrido.

—Desde luego, este bicho está muy bien dotado —dijo el piloto del avatar Ava a través de su micrófono—. Esta vez os habéis esmerado.

—Qué te creías —contestó una voz femenina al otro lado de la línea—. Otus está muy evolucionado pero dime, ¿crees que funcionará?

—No me cabe la más mínima duda —replicó—. El truco ha sido espectacular.

—Ciencia. No hago trucos—. Le corrigió y cortó la comunicación.

La Ingeniera Jefa de Innovación Genética del Ejército Europeo sonrió y una corriente de satisfacción le subió por la espina dorsal. Tras el éxito tan claro de las pruebas, estaba segura de que podrían alcanzar sus objetivos a pesar de las descomunales y mortíferas criaturas que los custodiaban, por más que sus campos magnéticos las nutriesen sinfín.

La epopeya humana podría al fin continuar de galaxia en galaxia en busca de nuevos planetas habitables, una vez agotados los recursos de mundos como La Tierra y Europa y esquilmados por completo los satélites y asteroides a su alcance. Otus y sus hermanos iban a conquistar y así abrir multitud de portales a otros tantos mundos nuevos que devorar…

—¡Sí! —la Ingeniera Jefa palmeó la mesa—. ¡Estamos de nuevo en marcha! —gritó jaleada por vítores y aplausos.

Comentarios
  • 3 comentarios
  • Jon Artaza @Jon_Artaza hace 3 meses

    Está lleno de conceptos interesantes y desde luego tiene un tono bastante oscuro. Al principio pensé que te referías a Europa, continente :D

  • ELEEA B @eleea hace 3 meses

    Sí, sé que Europa se da a confusión pero no sé por qué siempre me ha atraído ese planeta. Pues me lo han puesto verde porque no es grimdark sino scifi... en fin, a ver si antes de que acabe el año escribo algo decente.

  • Jon Artaza @Jon_Artaza hace 3 meses

    @eleea pues el grimdark se origina en parte con el Warhammer 40k que es más bien tirando a ccff... Te dejo un video muy interesante que está haciendo un grupo amateur que es bastante impresionante y grimdark: https://www.youtube.com/watch?v=O7hgjuFfn3A


Tienes que estar registrado para poder comentar