14 de agosto, 2031.

No te volveré a fallar, te lo juro.

Te prometo que es la última vez que cometo un error tan grave como éste. No quiero caer en más mentiras como en el pasado. Esta vez hablo desde el corazón. Y todo lo que te digo es verdad.

Milena, te quiero, en realidad, siempre te quise. Mi problema es que… todas las veces que te hice daño no supe cómo arreglarlo. Y no quiero que vuelva a pasar. Es la forma más estúpida de prometerte que no volveré a dañarte pero… Esta es la última vez.

Te quiero, Milena, ojalá te lo hubiera dicho más veces, pero ya es demasiado tarde. Para ti, para mí, para ambas.

Ojalá todo hubiera sido diferente.

Quizá en la próxima vida.

                        Deseando que mañana quemes esta carta.

                                   Con amor,

                                      Milena.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar