No te volveré a fallar, te lo juro.
Y espero que al maldito ventanuco de la celda tampoco, que es la tercera vez que tengo que escribir esto. Ya podían encerrarte en una más baja.
Pero da igual, que mañana volverás a ser libre, tan seguro como que tu siempre fiel hermano de sangre se llama Oaf.


A mi más querido amigo Smartss:
No vas a pasar ni un solo día más en esa sucia celda en la que estás por mi gran culpa. He tardado un poquitín más pero ha merecido la pena. Estas últimas semanas he logrado contratar a lo mejorcito que se puede pagar con el botín de nuestro último robo. O lo peorcito, si estás del lado de los guardias. Esta misma noche venimos a por ti.
Tu mejor amigo por siempre, Oaf.


Apreciado Smartss:
Perdón por el retraso. Pero no apareció nadie la noche acordada. No debí pagar por adelantado a ninguno de ellos. Ya no hay honor entre ladrones. Me gasté los restos del botín en alcohol y putas para superar el disgusto. Pero tranquilo, tengo un plan infalible para lograr que salgas y podamos dar otro golpe aún mejor que el anterior. Y esta vez te juro que no te tiraré sin querer por la ventana. O al menos te esperaré antes de huir con lo robado sin mirar atrás.
Tu apreciado colega, Oaf.


Señor Smartss:
Por la presente le comunico que estoy rehaciendo mi vida, tengo un buen sueldo, un trabajo fijo, y hasta estoy aprendiendo a escribir mejor. No se preocupe, pues me encargaré personalmente de que todo le vaya lo mejor posible.
Se despide su carcelero por muchos años, Oaf.


Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar