——¿Me oyes? ¿Qué te ha pasado?—procupadísima, Diana le preguntaba a Pablo por su ausencia durante la última semana—. ¿Estás bien?

*Flashback

—¿Estas bien estrellita? Te noto raro, ¿Eres siempre así? Come un poco, vamos, que no está rancia la comida—con voz de abuela, una criatura tentaculosa pretendía que Pablo, el tipo más desconfiado, creyera que no sucedería nada si ingería algo de otro planeta

—¡Es serio, contesta!Te he traído aquí porque sabía que no dirías nada en frente del resto, pero a mi me puedes contar ¿No? ¡Soy tu novia! ¿O es eso? ¿Has estado con otra? ¿Me engañas? ¿O realmente sucedió algo? ¿Qué sucede? ¡Contesta, por el amor de Dios!—lloraba estresada.

*_¿Qué hago aquí? ¿Por qué me raptaron? ¿Por qué a mi? ¿Sobreviviré?

¿Me quieren matar? ¿Por qué están siendo gentiles, entonces?¿Me tratarán como Hanzel Y Gretel? Sobretodo ¿Dónde estoy y cómo llegué?Esas preguntas y otras más pasaban por la cabeza de Pablo_

—Con-tes-ta-me. Si es necesario me hago pasar por un cura y me meto en ese confesionario, solo para que me digas qué sucede ¡Pero me enteraré, sí o sí!

Él simplemente se dio vuelta. Frente suyo, tenía un candelabro, la imagen de Jesús cargando una cruz y unos bancos.

*—¿Sabes hablar?—Pablo no contestaba, con la mirada perdida en estatuas con cara de sufrimiento. ¿Sería ese su destino? ¿Morir sufriendo? Una estatua cargaba un martillo; estaba entregándoselo a otra persona para que lo matara, como si cargara su propia muerte.

—Vaya, no hablarás—fue a sentarse apartada y enfurruñada. Le empezaron a caer lágrimas silenciosas.

Y empezó a escuchar un zumbido...

Estrellita... Pablo... Te estoy hablando... Te estoy hablando... Pablo... ¿Cuál es tu nombre?...Pablo... ¡Contesta!... ¿Podrías no callarte?... ¿Sabes hablar?... ¿Podrías no callarte?... ¿Podrías no callarte?... Estrellita...

—¡Basta ya!—Por primera vez en semana y media, Pablo abrió la boca, solo para desconcertar a Diana.— ¡Y tú, bestia con tentáculos, deja de molestarme!¡Tú y tu bendito templo que... ¿Co-cómo llegué aquí? ¡Yo me escapé hace tres días! Y.. ¡Oh, no! ¡Me has vuelto a capturar! Jamás volveré a ver a mis seres queridos...-puso ojos nostálgicos.

—Pero ¿Qué dices? ¿Qué tentáculos? ¿No soy un ser querido para ti? ¿Qué dices? ¿Qué te pasa?—repetía Diana, confundida.

Pero Pablo ya era irrecuperable... ¡Había perdido la cordura! Ser raptado no es algo simple de sobrellevar.

"Me llamo Diana" creía recordar que decía la extraterrestre...

"Me llamo Viscose" creía recordar que decía su novia...

¡Ahora el pensaba que seguía en otro planeta, y que sería devorado! Prefería morir por su cuenta...

Corrió hacia una vela y dejó que la llama lo tocara

*_Una de las estatuas representaba un hombre incendiándose.

Hervía y gritaba_

Se consumía y sufría.

—¡No!—fue la ante-última palabra que escucho, pues luego, una astuta voz sonó en su cabeza, diciendo la palabra—Estrelliiitaaa

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.