Casi imperceptibles, cuatro agujeros pequeños en cada mueble de la casa, en cada pared, en cada superficie visible. Ella pasó sus dedos por sobre la mesa, sintiendo un leve cambio en la superficie, y agachó la cabeza para mirar de más cerca.

—¿Sucede algo? —preguntó la otra mujer en la cocina. Ella levantó la mirada y al girarse sonrió.

—Es una marca peculiar —señaló volviendo a acariciar la superficie perforada.

—Mi hijo la hizo —explicó la otra mujer—, la pone en todo lo que le gusta —y sobó tan discretamente su pierna que ella ni siquiera lo notó.

—Dijo que era esquizofrenia, ¿no? —preguntó ella, que había llegado a esa casa decidida a obtener el empleo para cuidadoras que había encontrado el día anterior. La mujer asintió—. Yo no tengo mucha experiencia —admitió con un poco de inseguridad—, pero daré mi mayor esfuerzo si me acepta.

—¿Cómo se enteró del empleo? —preguntó la otra mujer.

—Por el periódico —respondió ella.

—Y… ¿Alguien sabe que ha venido a esta entrevista? —cuestionó mirándole fijo, infundiéndole miedo.

—Na… ¿nadie? —respondió reprendiéndose mentalmente de haber sido sincera, sobre todo cuando sintió un fuerte pinchazo en la nuca. Y, mientras sentía su sangre escapar, cayó al piso perdiendo de vista a la otra mujer en la cocina.

—Eso es bueno… porque a él le gustas —dijo la mujer de pie, mirando a su hijo sostener un tenedor, de tres picos, ensangrentado, sonriendo espantosamente a la chica que, en cuestión de minutos, sería otro cadáver en el sótano de la casa.

Comentarios
  • 3 comentarios
  • Ángela Giadelli @Angie hace 1 año

    Hola @Mary_ere! Me alegra comprobar que te animaste a participar :) No se puede negar que el relato tiene un giro interesante! Si al final iba a tener yo razón, este reto nos sacó la vena psicótica a todos. Un abrazo.

  • Sí, pero descuidé demasiados aspectos. Ni siquiera cumplí los requisitos básicos. Escribí esto porque necesitaba hacer algo, pero mi estado de ánimo no ha sido bueno en un rato. Igual aguanté las críticas, que más que crueles fueron desagradables. He notado un poco que criticar cuesta, al parecer son pocos quienes lo hacen con intención de apoyar al escritor, De pronto siento que quieren deshacerse de la competencia —creo que sigo con esa vena alterada— xD Igual me decidí a tomar lo que me sirve, aunque no parecer haber mucho, a veces. Ya hice una carta, me emociona hablar con alguien que me anima. Besos.

  • @Angie me olvidé de etiquetarte xD


Tienes que estar registrado para poder comentar.