Aquel día había oscurecido demasiado pronto Y yo ya me disponía a regresar a casa.

El bosque se encontraba algo sombrio, y la verdad, era bastante inquietante.

Yo segui caminando como si no tuviera miedo, pero unos pasos mas atrás de mi oí el crujir de una rama, inspiré profundamente y segui, aunque esta vez temblando.

Pude ver el resplandor de los ojos de un búho, que emitía sonidos bastante estremecedores.

Su sonido retumbaba repetidamente en mi cabeza.

la luz de la linterna estaba disminuyendo, asi que apreté el paso. en breves instantes llegue a un claro.

se oian pasos detrás de mi, algo torpes.

giré lentamente y apunté con la linterna, la luz tilileante no me dejaba ver apenas, algo que me inquietaba bastante, pero pude divisar una figura humana, aunque no estaba segura de que eso fuera una persona.

Retrocedí un poco pero esa cosa me seguía.

Me di cuenta de que tenia la cara masacrada, y su cuepo estaba empapado, era una niña y respiraba tan fuerte que podía oírla desde aquí.

Su rostro empezó a tornarse con una sonrisa maligna, y comenzó a caminar hacia mi.

Yo seguía retrocediendo, y ella apretando el paso.

La linterna se apagó.

—no,no,no— repetía en mi mente.

No podía creerlo, estaba totalmente a oscuras, empecé a temblar y a hiperventilar, note como poco a poco mi pulso se agitaba.

No me quedaba mas remedio que correr, sentía como mis piernas me pesaban cada vez mas, y de pronto aquella niña habló.

—ven, ven a jugar, en el bosque nos lo pasaremos genial, tu, yo y la abuela, que va a preparar unas galletas, para morirse, para morirse, para morirse— su voz rota se extendía a modo de eco, con un tono cantarín y a la vez diabólico.

Yo seguía corriendo y ella detrás mío, yo lloraba, y sentía que me atragantaba con mis propias lagrimas al no poder respirar.

A lo lejos se divisaba una pequeña casa, que parecía en ruinas, pero al menos me servía para esconderme.

Entré apresuradamente y cerré de un golpe la puerta.

Había una débil luz que iluminaba la entrada, y de las tinieblas surgió una anciana.

Las palabras de la niña del bosque surgieron en mi cabeza "tu, yo y la abuela que va a preparar unas galletas para morirse, para morirse"

la anciana esbozó una sonrisa demoniaca.

me percaté de que en sus manos sostenía cabello, que parecía suyo y gran parte de su cráneo se mostraba desnudo.

Se abrió la puerta, y otra vez estaba allí esa terrorífica niña.

ambas caminaban acompasadas con intención de acorralarme.

Noté un filo rozando mi espalda, que se incrustaba poco a poco.

Solté un grito que fue ahogado por las manos de la anciana y no podía respirar.

Me desperté jadeante.

—no tengo miedo, no tengo miedo— me repetía una y otra vez a mi misma, aunque no era cierto.

—no tengo miedo.—

Comentarios
  • 1 comentario
  • Midyakri @Midyakri hace 11 meses

    Hola!! Me gusta la idea de tu relato, argumentalmente está muy bien y la descripción es agobiante! (Tal y como pedía la prueba) Dos cosas con las que tienes que tener cuidado: 1. ¡Las mayúsculas al principio de las oraciones! Muy sencillo de corregir y te resta muchos puntos en la evaluación, seguramente. 2. El requisito del presente —que en este concurso es muy recurrente— cuando las bases dicen que el presente del relato sea en un bosque (o en un aeropuerto que dice la de este mes) quiere decir que no puede ser un sueño, ni un flashback, todo el relato podría estar en pasado en ese bosque, o entero en presente en el bosque, pero tiene que suceder ahí. (No sé si me explico, pero es un requisito que se repite mucho y si tienes dudas pregunta!! :) ) En cualquier caso enhorabuena :) me gustó mucho tu texto.


Tienes que estar registrado para poder comentar.