Una fragancia salada, rancia, macerada, asalta tu olfato y te despereza. Posee tal fuerza que empiezas a salivar. El aroma te obliga a alzar la cabeza, a husmear el denso aire del ocaso. Debes responder a su llamada.

En alas del efluvio, desciendes por el tejado. Tal y como esperabas, el olor proviene de la celda del Amo. Atraviesas la ventana abierta y de un salto te colocas a sus pies. Ronroneando, te frotas contra su hábito morado.

—Maldito —dice en ese momento—. ¿Qué buscabas a bordo del bergantín?

No comprendes sus palabras, aunque captas su irritación. Tú solo tienes ojos y olfato para la otra figura: una momia de carne putrefacta, amarrada con correas al potro de tortura. De ella emana el aroma a mar, a cosas vivas agonizando dentro de un cuerpo muerto.

—No. —Escuchas otra voz. Quebrada aunque desafiante. Borbotea del cadáver—. No es de tu incumbencia, mortal.

—Por mi cargo, por mi honor, te aseguro que sí. —El Amo agita la mano. En ella refulge su Vol-piedra—. Efímera te lo exige. Y para ti, ahora Efímera soy yo.

Chispas de luz que surgen del puño crispado del Amo. Sabes lo que va a pasar, así que te agazapas tras el faldón del hábito. Un rayo salta del puño al cuerpo amarrado. El cuchillo de luz hiende la carne, desgarra su alma. La cosa se retuerce de dolor.

«Curioso», piensas. «¿Algo muerto puede sentir dolor?».

Te da igual.

Pero el olor… El fuego-poder del Amo lo ha acentuando. Humedad, descomposición. El aroma te abruma. Necesitas acercarte, probar esa carne putrefacta.

Sales de la sombra del Amo y avanzas hacia el potro.

—Habla —exige tu dueño—. ¿Qué busca Garok en una nave de Efímera?

—¿Pretendes comprender los caminos del Dios Multicolor? —El cadáver ríe con un sonido húmedo, gelatinoso. Oírlo excita tu paladar—. Sus caminos son inescrutables incluso para mí. Yo solo obedezco.

Esa criatura te intriga. Ha dejado una huella de humedad en la madera del potro, sobre el suelo. Olfateas: aromas de salitre, de océano, de vida. Deliciosos. Pero también algo más. Entrecierras los ojos y lo ves. Un resplandor tenue envuelve al cadáver viviente: multicolor, danzarín, variable. Sin control ni pauta. Caos etéreo.

Recortas la distancia. Quieres verlo mejor.

Entonces le descubres: otro como tú. Emerge del resplandor de la momia. Su pelo brilla. Imposible, caleidoscópico. Sientes su mira de ojos fieros, inflamados. No ronronea; al contrario, bufa amenazador. Da un paso hacia ti. Enseña unos dientes renegridos, tan putrefactos como su amo. Se te eriza el lomo.

El otro se agazapa dispuesto a saltar. Su bufido se convierte en gruñido.

—¡Basta de juegos! —grita tu Amo. Agita la mano y una esfera de energía golpea la momia. El resplandor te ciega. Cuando vuelves a ver, el otro ha desaparecido.

El olor a descomposición se ha intensificado. Embriagador, casi irresistible… y preñado de matices extraños. Sin mirar atrás, sales por la ventana. En algún lugar de la cuidad encontrarás comida menos problemática.

Comentarios
  • 3 comentarios
  • Raquel Valle @ValleS hace 1 año

    Pues al final las puntuaciones no deben haber sido tan malas ;) Lo cierto es que aunque nota que hay una historia detrás (la de Efímera, el Dios Multicolor y Garok entre otras cosas) el relato funciona y engancha por sí solo. El recurso narrativo creo que en este caso aporta a la historia, así que enhorabuena!

  • Hola. Si quieres saber lo que me han dicho del cuento, lo he dejado en mi web: https://juanfvaldivia.wordpress.com/2018/01/30/comentarios-a-aromas-de-interrogatorio/ Como ya dije, el cuento incluye mucho de 'mi mundo', lo que podría suponer una dificultad para su lectura a los 'no iniciados', convertirla en una historia 'demasiado compleja'. Pero intenté que el recurso de la 2ª persona, junto al hecho de que el protagonista tuviera una participación 'tangencial' de la historia 'compleja', salvara ese escollo. Y se ve que algo sí que ha ayudado. Al fin y al cabo el cuento se limita a un gato que acude al estudio de su amo para intentar comer y que, en vista que de allí ocurren cosas raras que no comprende, se va. Nada más. Muchas gracias por comentar. A ver si tengo tiempo y doy un repaso a los cuentos. Un saludo.

  • Laura_M_A @Laura_M_A hace 1 año

    Tenía mucho curiosidad por tu relato por lo que comentaste que era parte de una historia más grande y que no esperabas mucho. Quería decirte que se nota que hay mucho más transfondo, pero que puede leer y disfrutar sin ningún problema. Si me hubiese tocado tu relato, le hubiese puntuado bastante porque me parece muy interesante (y que se lo merece) por ese recurso de narrar tanto en segunda como desde la posición del gato. Enhorabuena!


Tienes que estar registrado para poder comentar.