Jack deambulaba por los sucios y oscuros callejones, cada vez más perdido, tratando de identificar algún olor que le indicase el camino de vuelta a casa. ¿Por qué había tenido que salir corriendo detrás de aquel camión? Su humana siempre le reñía cuando lo hacía, recordándole que en una de esas persecuciones podría perderse. Y al fin había ocurrido: se encontraba sólo en una zona desconocida de la ciudad, en plena noche, con nada más que su corto pelaje y su fino jersey morado para protegerlo del frío invernal.

Agotado, se sentó junto a un contenedor de basura y empezó a gimotear.

—Vaya, mira eso. Un perrito faldero que se ha perdido —dijo una áspera voz procedente de las profundidades del contenedor.

—No te burles de él. ¿No ves que el pobre está asustado? —respondió otra voz, más dulce.

Dos gatos pardos, un macho y una hembra, se asomaron por el borde del contenedor y observaron a Jack.

—¿Quiénes sois? —preguntó él, inclinando la cabeza.

—No somos nadie. —El macho de voz áspera agitó la cola, molesto—. En la calle no nos ponen nombres.

—¿Podríais ayudarme a volver a casa? —Jack movió la cola, esperanzado.

—¿Y por qué íbamos a hacer eso? —El gato se desperezó mientras su compañera lo miraba con reproche—. ¿Qué ganaríamos?

—Seguro que si mi humana os ve llegar conmigo os adopta —les aseguró Jack.

—¡Venga ya! ¿Quién querría adoptar a dos sacos de pulgas como nosotros? —espetó el gato, burlón.

—Merece la pena intentarlo, ¿no te parece? —La gata se frotó cariñosamente contra su compañero, que finalmente respondió con un bufido de resignación—. Dinos, ¿por dónde vives?

Siguiendo las indicaciones de Jack, el trío anduvo durante gran parte de la noche hasta llegar a su destino, donde fueron recibidos por una mujer que rompió a llorar de alegría al ver a su querida mascota. Tal como se les había prometido, al día siguiente había en el porche dos cuencos nuevos con sendos nombres grabados y los dos gatos dormitaban apaciblemente junto a la chimenea en compañía de Jack.

Comentarios
  • 2 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.