Esto no va a quedar así. ¿Tú quién te has creído que eres? Te lo advertí, Francisco, cuidado con el resultado final, no sea que acabe con tu carrera. 

¡Los bocetos! ¿Dónde están los bocetos? Seguro que los has escondido para que no podamos reclamarte nada. Pensarás que soy idiota. Te equivocas. Sé que el rey tampoco está contento con el resultado y voy a hacer todo lo posible por hundirte. 

Tu talento con los pinceles es innegable pero, ¿era necesario ensañarte conmigo? Me has retratado altanera, prepotente, con cara de arpía, no te beneficia. Aludes al realismo. Eso no es realismo, es tener mala leche, como decís en España. Tú no eres realista, tus pinturas no muestran las cosas como son, sino como tú quieres que sean. Bien que te has ocupado de omitir la cicatriz de la ceja de mi hijo Fernando. Pero claro, no conviene recordar cómo se tropezó con tu bártulos de pintor. Pues que sepas, que para Fernando es como una herida de guerra. ¡Pobre criatura, y tú vas y le quitas la ilusión!

Este cuadro es para ti un de los retratos más importantes. ¿Cuántos más crees que vas a poder hacer a partir de ahora? Sé que quieren encargarte uno de Manuel. Querido Francisco, más te vale que reflejes bien la calidad moral e intelectual de Godoy. Es tu última oportunidad si no quieres volver a tus pinturillas del pueblo de Madrid. 

Eso, es lo que parece este lienzo, el que el rey, que es un pedazo de pan, llama “el de todos juntos” por no decir, “el de todos juntos con la reina bruja”. Si lo miras bien, parecemos un par de taberneros adinerados. Eso sí, a mi me has cubierto de joyas, quizás para desviar mi atención y que no me diera cuenta de la cara que me has pintado. 

Francisco, te lo digo muy en serio, piensa cómo arreglar este desaguisado. Tienes de plazo dos días. Si sigues empeñado en que tu composición es correcta, hablaré con el rey y serás destituido. Tengo muchas armas de mujer ocultas que no has sabido mostrar en tu pintura.

Te odio. A ti y a tus pinceles.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.