Diario de Bitácora               Día de abordo 213


Escribo esto para cagarme en los muertos de Colón. Por suerte murió hace dos días y si no fuéramos a morir en alta mar iría a su entierro para cagarme en su tumba y apuñalar en el pecho a su viuda.


Hace unos meses Colón fue a hablar con el rey de Portugal para pedirle financiación para hacer una expedición. Como es un señor sensato dijo que no. Luego fue con la misma cantinela a los reyes de España. Los reyes de España se encontraban en Granada se despertaron, algo confusos por el vino, de la siesta. Esa misma tarde que Colón los convenció para que financiaran la locura que se le había ocurrido. El plan era ir a la India por una ruta alternativa, por que las corrientes de aire y no sé qué historias le había contado un primo vikingo suyo.


Así fue como yo, un caballero hasta los huevos de comer ratas, me enrole en esta expedición en busca de “gloria”, “fortuna” y “grandeza”. Una puta mierda fue lo que obtuve.


Al principio las cosas no iban mal. Pensábamos que Colón era medio gilipollas y que le había dado mucho el sol en la cabeza. Estaba todo el día que si los dragones, que si agarrarse al mástil por si salia volando, que si la Tierra era redonda. Pero la cosa iba bien. Un día, a mediados de Mayo, zarpamos desde las Azores. Donde nos dimos cuenta de que Colón había sustituido la mitad de la comida por opio.


La comida se terminó rápido pero había ratas (mi comida favorita) y de vez en cuando gaviotas. Pero un día también se acabaron las ratas. Entonces me di cuenta de que mis compañeros no solo eran putitas deseosas de ser violadas si no que también podían ser un nutritivo y sabroso plato.


Hará dos días que murió Colon. En uno de “sus viajes astrales a América” salto de la Nao “La Pútrida María” creyendo que era una sirena. No se si los tiburones notaron la diferencia.


El capitán estaba tan feliz que se murió. Realmente lo maté yo, la carne sabe mejor si la rata no ve el cuchillo. Cuando este barco llegue a tierra, yo , el último tripulante de “La Pútrida María” estaré muy muerto. Lo único que pido a los que encuentren el barco:Disfrutar del opio, es la leche.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.