Adrien se ajusto los puños del traje y entro la iglesia. Estaba llena pero silenciosa. Los cristales estaban reventados y la iglesia tenia pinta de llevar años abandonada. A Adrien no le importaba, era el día más feliz de su vida.


-Jajajajajajajajaja -se reía Adrien- Parece que estáis muertos. Al final parece que ninguno se ha querido perder mi boda.


Miraba a ambos lados, decenas de cadáveres con trajes impolutos. Adrien los había matado uno a uno, lavado y vestido con trajes. Odiaba pensar que el día de su boda lo fuera a pasar sin la gente que más amaba. Avanzo rápido hacia al altar.

-Le veo muy bien párroco - dijo Adrien con una sonrisa de oreja a oreja.

Adrien se dirigió hacia su padre. Adrien se sentó al lado suyo y le puso el brazo por encima. Miles de imágenes se agolpaban en la mente de Adrien. Pugnaban por salir y volver contar la misma historia de siempre.

<< Su padre se encontraba frente a su madre. La mujer estaba tirada en el suelo mientras el hombre le gritaba. Adrien lo veía todo escondido.


- ¿Que te crees dándome la razón como a los locos? Ya lo decían de tal palo tal astilla. Eres igual de puta que tu madre-le gritaba su padre.


- Carlos, perdoname...


El hombre le dio otro tortazo a la mujer. Adrien se estremeció.


- Voy a buscar al niño y nos largaremos- dijo Carlos- Al final al loco lo dejan todos solo>>


- Te acuerdas cuando la dejemos ahí tirada, fue un buen día.


Le dio un par de golpes en el brazo. Se levanto y se dirigió hacia la novia.



La novia tenia las manos entrelazadas sujetando fuertemente el ramo. Adrien siempre había oído comentarios sobre la belleza de su madre. A él también le parecía la mujer más hermosa del mundo. De pequeño siempre afirmaba que se casaría con ella pero nadie lo escuchaba.


Mucho tiempo después de que su padre y él se hubieran ido de aquel pueblo Adrien volvió. Quería buscar a su madre y cumplir su promesa: Casarse con la única mujer que había amado. Ella le había enseñado en lo que consistía el amor: violencia, mentiras y manipulación.


Ahora estaban frente al altar. Le levanto el velo a la novia y miro esos ojos muertos. Su amor sería eterno, incorruptible por el tiempo.


-Bueno padre, vamos un poco justos de tiempo, nos podemos saltar el todo el rollo de Dios ¿verdad?


Adrien beso con pasión la putrefacta boca de su madre. Fuera se oían sirenas de policía. La policía se quedo estupefacta al entrar allí.


- Mira que habéis tardado- dijo Adrien divertido- Casi empezamos sin vosotros

                                             ……………………………..........................................................................


- Jummmm, sujeto 200 ¿Este que hizo?- dijo un enfermero -Mato a su familia, amigos y se caso con su madre muerta- dijo un enfermero


- Callate y pasame el picahielos, haber si terminamos rápido esta puta chapuza- dijo el doctor con un brillo malicioso

La sala de lobotomías se alimentó esa noche con los gritos de otra mente que buscaba auxilio.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.