Uno a uno van llegando los invitados al salón de fiestas tras la boda de Carlos y Daniela. 

  Los novios posan en los jardines ante la cámara. El fotógrafo retrata sus miradas rebosantes de felicidad y sonrisas dulces. Pero también, las arrugas de preocupación en sus rostros al escuchar disparos provenientes del interior.

—El que espera desespera —grita encolerizado un ebrio.

   El hombre camina dando tumbos con un revólver en la mano. Dispara. Una mujer vestida de blanco cae al suelo y la mancha de sangre se esparce a su alrededor.

  Todos los demás gritan y se tiran al piso. Un señor mayor y sordo sale del baño, ajeno a la situación y recibe un proyectil en el pecho. 

 Daniela sufre una crisis nerviosa. Puede ver por un ventanal a su ex novio vestido con harapos disparando contra su padre y una amiga.

—Muerto el perro se acabó la rabia —dice entre carcajadas cuando se acerca al primer cuerpo. 

   Se arrodilla y le corre los mechones de la cara a la mujer sólo para comprobar que no es quién pensaba que era: la novia. Se incorpora indignado. Busca entre los presentes a Daniela y al no encontrarla, la llama.

—Daniela, no sos mía, no sos de nadie. Te van a enterrar con ese vestido. Vení ya —ordenó —Date prisa pero no corras. 

   Carlos le tapa la boca a su esposa para así evitar que sus gritos revelen su posición.

   Llegan tres patrulleros. El asesino no tiene escapatoria. Dos oficiales lo tienen en la mira y le ordenan que suelte el arma. 

  Las luces de colores rebotan contra las paredes desnudas, el cielorraso y el piso lleno de sangre y orina. En la cocina algo se quema.

  Otros oficiales intentan trasladar a los recién casados a una zona más segura.

  Se escuchan dos disparos más: uno atraviesa un cristal y la bala ingresa por la espalda de Carlos mientras que el segundo derriba al intruso.

 Los tres cuerpos son finalmente transportados a la morgue. El recién casado debe ser operado de urgencia. Se necesitan donantes de sangre. Su vida está en riesgo.



Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.