—No por mucho madrugar, amanece más temprano. 

Otra vez tu voz. El hecho de que el resto de invitados a mi boda no la escuchen, no significa que no estés aquí. Puedo notar tu presencia. Estás físicamente en esta iglesia en la que estoy a punto de casarme con el único y verdadero amor de mi vida.

—Ojos que no ven, corazón que no siente.

No vas a conseguir detener este enlace con tus malditos refranes. No he llegado hasta aquí para echarlo todo a perder en el último momento.

—Agua que no has de beber, déjala correr.

Ya te hubiera gustado que hubiese dejado que te casaras con ella, hermano, pero ya sabes que no soy hombre que me rinda ante las adversidades. No se como has podido volver de entre los muertos para atormentarme, pero no conseguirás parar esta unión.

—Quien la sigue, la consigue.

—¡Basta ya!

¡Joder, ¿ves lo que me has hecho hacer?! Ahora todos me miran como si estuviera loco. ¿Quieres parar de una vez? No te soportaba cuando estabas vivo, pero tras matarte me estás haciendo la vida imposible. Siempre fuiste el favorito de papá y mamá. Siempre conseguías lo que te propusieras. La vida te sonreía mientras que de mí se reía. Pero eso se acabó, tú ahora estás bajo tierra y yo me voy a casar con ella. Fin de la historia.

—¿Te encuentras bien, hijo?

—Sí, padre, continúe con la ceremonia, por favor.

—¿Estás seguro, cariño, estás sudando y tienes mala cara?

—No te preocupes, mi amor, estoy perfectamente, en serio. Sigamos, por favor.

Si supiera cómo hacerlo te mataría de nuevo. Pero no creas que te vas a salir con la tuya. Es solo cuestión de concentración. No volverás a desestabilizarme.

—A buenas horas, mangas verdes.

Está controlado. Ya no me miran. No conseguirás salirte con la tuya.

¡No, por favor, a ella no!


Manuel tuvo el tiempo justo de coger a Ángela entre sus brazos, pero sus ojos ya no tenían vida. Entonces todos los presentes pudieron ver a la espectral presencia que se cernía a espaldas de la novia y escuchar sus palabras:

—No hay mal que por bien no venga.


Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.