Miedo es lo que siente alguien ante lo desconocido, ante un posible peligro. Fina, simplemente, es una inconsciente.

Amante de la naturaleza y del mundo en el que vive no se marcha de casa para no dejar sola a su madre, quien perdió a su marido recientemente.

Aunque Fina estaba muy unida a su padre, es, y ha sido, su madre su principal apoyo y valedora. Fina llega a pensar que no puede avanzar sin su madre a su lado.

- Fina, hija, aprovecha esta oportunidad y vete. Nada, es el trabajo de tu vida.

Ella le inculcó el amor por otros animales desde bien pequeña. Ahora, que ya no es un bebé, tiene claro que su misión es ayudar a los animales más débiles, pero no se atreve a marcharse de la vaina. Son las palabras de una madre insistente las que, aunque temerosa, la mueven hacia su destino natural, pero la crueldad del ser humano no tiene límite. Si el padre murió asfixiado con una bolsa, ahora es su madre quien lo hace al tragarse un pañal desechable.

Puede que el plástico acabe con el ser humano antes que con el planeta, pero Fina no está dispuesta a esperar ni un segundo más. La rabia le lleva a aletear con fuerza, rápidamente, sola, en todas direcciones.


Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.