La noche cae y mi salvación se acerca. Preparo el ritual la pálida luz de la Luna que se filtra por la ventana.  El almacén abandonado de la carnicería schwein es el mejor sitio: Máquinas llenas de sangre seca y guillotinas oxidadas, en el ambiente aún se pueden oír los gritos de los animales sacrificados.


La balada de la muerte viene compuesta por una risa estridente y el calor del mismo infierno. Mi cuerpo tiembla de la emoción. Puedo escuchar sus cascos resonar contra el suelo, danzando en círculos con los ojos desorbitados. Pasa entre las máquinas lamiendo la sangre en un éxtasis casi sexual con el miembro enhiesto.


Durante años he escuchado sus historias. Metía su larga lengua por las bocas de las personas y las devoraba de dentro hacia afuera mientras se ahogaban, como privaba a algunas de las chicas de su virginidad introduciendo sus cuernos por sus vaginas e incluso de cuando cocinaba a los niños obligando a sus padres a comérselos. Krampus ha vuelto y con más hambre que nunca.


Recuerdo su voz guiándome en los campos de exterminio. Los gritos de sufrimiento eran mi recompensa. Tome a ese demonio por mi dios. Me hice creer que era inmune a la desgracia. Pero el Reich fue fulminado y pisoteado por cerdos infieles. El Führer sucumbió ante el ataque de sus pecados. Las balas se convirtieron en ceniza, nos despojaron de nuestros uniformes y de nuestro futuro fue subyugado por las cadenas de la injusticia.


Aun paso de la redención y de la gloria, esperando su designio. Las puertas de un nuevo mundo se alzaban ante mí… por delante una eternidad para poder eregir un imperio con un führer sin la debilidad de un ser humano. Las trompetas se preparan para recibirme y los gritos de los vulgares judíos se oyen por doquier.. Cierro los ojos esperando poder encontrar la muerte.


Se detiene a observarme. Me lamé.


Solo quiero que me posea. Quiero sentir como esos cuernos desgarran mi carne y músculos, como la muerte se abre paso a través de la vida, quiero sentirme libre de esta crisálida.


– Feliz Krampusnachṭ̣ --dice una voz que no debería de estar allí.


Krampus gime. La voz se acercá. Yo despierto.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.