Soy el puto amo. Esto va a ser el negocio del siglo. Controlo todo lo que me rodea a la perfección. La lluvia, que no para de caer, resbala por mi cuerpo sin ni siquiera importarme. Llevo horas cavando en este cementerio y por fin he dado con el ataúd que buscaba. Dentro me espera mi preciado tesoro. Ese pardillo que me encontré en la taberna del pueblo sucumbió a mi sofisticado método de preguntas indirectas que me proporcionan la información que preciso sin que mi interlocutor se percate siquiera de que me está contando lo que quiero saber. No sabía el nombre que había adoptado en este lugar, pero ese tipo me dijo lo que necesitaba saber: la zona del campo santo en el que lo habían enterrado y el peculiar féretro en el que descansaba. Acaricio con deleite las conchas que forran las paredes del sarcófago antes de abrirlo. Estoy a solo un paso de convertirme en el hombre más rico del mundo. Abro la tapa y ahí está. A simple vista parece un collar vulgar y corriente, pero yo sé las piedras que se esconden en su interior. Lo arranco del cuello de mi antiguo amigo y me incorporo para salir de la tumba.

—No muevas ni un músculo, muchacho. —La voz del pardillo y el inconfundible amartillar de un arma me paralizan al instante.

—¿Este es el tipo que te hizo tantas preguntas ayer? —El otro no sé quién es. Ambos hablan a mis espaldas.

—Sí, jefe. Me extrañó tanto interés por el forastero que murió la semana pasada.

Me doy la vuelta muy despacio con las manos en alto y veo a dos tipos enfundados en sus gabardinas. Uno me apunta con su revólver y el otro hace gestos con la mano para que le entregue el collar. Pero no tienen ninguna posibilidad. Están ante un maestro de las artes marciales cuyo movimiento es más rápido que su vista. Antes de que se den cuenta me habré hecho con el arma y serán ellos los que estarán en un aprieto. Me muevo rápidamente. Se oye un disparo.

—Anda, quítale el collar y vámonos de aquí.

No entiendo qué ha podido salir mal. Tenía ese movimiento más que ensayado. Todo se oscurece a mi alrededor.

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.