Entre el frufrú de las sábanas, el tintineo de una llave enganchada a su alianza. Superpuesto a todo, un ligero pitido lo había despertado. En la suite faltaba ella. En la mesilla, una nota: «¿Qué hay en la caja?» Miró bajo el armario, buscando la de caudales. De ahí procedía el piii, piii cada vez más insistente. ¿Correr o abrir la caja...

Comentarios
  • 0 comentarios

Tienes que estar registrado para poder comentar.